Efectos negativos del cannabis de los que nadie quiere hablar

publicado en: blog | 0

- Los intereses económicos están situándose por encima de la salud
- Se recurre a mitos sobre los beneficios del THC que no son ciertos
- A nadie parece importarle que los adictos al cannabis son de los que peor pronóstico de recuperación tienen

Se habla cada vez más de la posible legalización del cannabis, son cada vez más los que piden que se regule el comercio de esta droga, y aluden a unos supuestos efectos positivos para la salud de esta droga. Ya hay países y estados que han aprobado esta regularización y la conclusión a la que se está llegando es que es muy rentable económicamente para la población y para la región. Con este argumento, se está llamando la atención a cada vez más políticos y gobiernos que ven en la comercialización del cannabis un filón económico del que sacar tajada.

Nadie dudaba de que legalizar el consumo del cannabis iba a ser un filón económico, solo hay que tener en cuenta la cantidad de economía sumergida que hay detrás de esta droga, la cantidad de mafias que mueven millones de euros intentando comercializar esta droga, la cantidad de cultivos clandestinos que la Guardia Civil incauta diariamente. Legalizar todo ese mercado negro, sin duda supondría un respaldo económico para un país como España.

Hay de hecho dos precedentes claros, el consumo legal de alcohol y tabaco. ¿Se imaginan el impacto económico que tendría prohibir el consumo de alcohol y tabaco? Es gracias al consumo de estas dos sustancias legalizadas por la que funcionan la mayoría de negocios ligados a la restauración y hostelería, y hay una enorme industria vinícola, cervecera, licorera y tabacalera detrás.

No hay duda de que la legalización del cannabis supondría un enorme filón para aumentar la economía de nuestro país, y el de cualquier otro.

 

Pero, ¿y la salud de los ciudadanos?

Hemos hablado de los beneficios económicos, fiscales y comerciales de la legalización de una sustancia como el cannabis, pero de lo que no se habla casi nada es de los efectos negativos que tendría la liberalización de su consumo. Antes de hablar de los efectos negativos del cannabis, haremos un repaso de los efectos negativos del alcohol y tabaco que todos estamos sufriendo cada día, y que minimizan enormemente los beneficios económicos que por otro lado están generando.

El alcohol está detrás de la mayoría de accidentes tanto de tráfico y laborales, ocasionando miles de muertes evitables anualmente, y generando enormes pérdidas tanto para la Administración como para las aseguradoras. También el alcohol, junto con el tabaco, son las principales causas de muchas patologías médicas que también terminan produciendo fallecimientos y muchos problemas de salud graves. No sólo hablamos de patologías directamente relacionadas con su consumo, como las adicciones, el cáncer, cirrosis,… sino una larga lista de patologías que indirectamente provoca su consumo como problemas cardiovasculares, problemas respiratorios, problemas psicológicos como ansiedad o depresión, y una larga lista de enfermedades que como mínimo, el consumo de estas sustancias agrava sensiblemente. Esto, por supuesto, supone un enorme coste para nuestro sistema sanitario, hasta el punto de cuestionar seriamente su viabilidad.

Pero el gran efecto y más grave del alcohol y tabaco, y que no es cuantificable, es el enorme sufrimiento que produce en quienes consumen esas sustancias y peor aún, en quienes conviven con ellos. Nos encontramos con familias rotas, parejas destrozadas, vidas perdidas por el consumo de alcohol principalmente. ¿Cuánto vale este enorme sufrimiento para la población española? Es incalculable.

Vayamos ahora con el cannabis……

Efectos adictivos

Es incluso una polémica absurda el poner en cuestionamiento que el cannabis puede ser o no adictivo. Para cualquier profesional, esto no es discutible, no sólo es adictivo, sino que es una de las sustancias que peor pronóstico tiene para la recuperación. El motivo por el cual hay quienes dudan del poder adictivo del cannabis es porque esta sustancia tarda mucho más tiempo que otras drogas en desaparecer del organismo, y aparentemente, un consumidor de cannabis puede estar un tiempo sin consumir sin sufrir un síndrome de abstinencia significativo. Pero pasados esos días, la abstinencia aparece, como en tantas otras drogas, y los efectos negativos son los mismos, o más graves si cabe, que en el resto de drogas. La cantidad de jóvenes que están con problemas de consumo de cannabis es cada vez mayor, y la adicción a esta sustancia se está extendiendo exponencialmente en los últimos años. Dudar del poder adictivo de esta droga es taparse los ojos ante una realidad indiscutible.

Accidentes de tráfico y/o laborales

Conducir un vehículo o trabajar en determinados trabajos bajo los efectos del cannabis, supone un elevado riesgo, ya que esta droga altera muy significativamente la percepción, la reacción ante estímulos, el tiempo de respuesta y la capacidad lógico-matemática, entre otras funciones, por lo que el riesgo de tener un accidente es muy alto. Hay que tener en cuenta que la conducción bajo los efectos del cannabis está perseguida por la ley, y si se hace un control de drogas por la Guardia Civil de Tráfico y da positivo en esta sustancia, se procederá a una sanción administrativa y la retirada de puntos en el carnet de conducir. Pero lo más grave es la posibilidad de tener consecuencias graves por un accidente, tanto para el propio consumidor como para quienes viajan con él, u otros usuarios de la vía pública. En el ámbito laboral, las aseguradoras están tomándose muy en serio este problema, ya que están alertando del aumento de casos de accidentes laborales donde hay un protagonismo del consumo de sustancias que podría haber provocado el accidente. En algunos casos, la compañía aseguradora podría no hacerse cargo de los costes de un accidente, si se demuestra que el trabajador estaba bajo los efectos de esta droga.

Salud cardiovascular

Es uno de los principales problemas de salud derivados del consumo de cannabis que se están encontrando con más evidencia en la población consumidora de esta droga, por encima de problemas respiratorios o cancerígenos. Los estudios epidemiológicos no dan lugar a dudas sobre la relación directa entre el consumo regular de esta droga y un empeoramiento cardiovascular, por lo que debería de entenderse que nuestra salud corre peligro cuando se consume esta droga, y el gasto sanitario de una población consumidora de cannabis se va a disparar.

Un fuerte impacto psicosocial

El consumo prolongado de cannabis lleva inexorablemente a un aislamiento social, especialmente entre la población de jóvenes que empiezan a consumir de forma muy temprana, lo que provoca una reducción del interés en relaciones sociales, o éstas se limitan cada vez más a simplemente consumir cannabis. Uno de los efectos que más se detectan entre la población consumidora de cannabis es el aislamiento social, la falta de motivación para emprender relaciones sociales, personales o laborales.

Alteraciones en salud mental

Son cada vez más los estudios que demuestran una fuerte relación entre consumo de cannabis y un deterioro en las funciones ejecutivas del usuario (planificación, coordinación, toma de decisiones, iniciativa, temporarización, control de impulsos,…), y da lugar al conocido como ‘síndrome amotivacional’, o la falta de interés por cuestiones personales, sociales, laborales o familiares; pero además, hay patologías graves que también se están asociando de forma fuerte con esta droga, como son la aparición de trastornos psicóticos, trastorno límite de personalidad o esquizofrenia. La aparición de este tipo de patologías conlleva un agravamiento del problema, a menudo irreversible.

 

Dejar una opinión