Trading, una nueva adicción en expansión

publicado en: Artículos, blog | 0

El trading es una nueva modalidad de adicción a las nuevas tecnologías muy similar a la ludopatía.
Está suponiendo una nueva forma de captar a jóvenes para venderles un estilo de vida fácil y sin esfuerzo

¿Qué es el TRADING?

Es un término anglosajón que se puede traducir al español como «operador» y que hace referencia a aquellos que se dedican a invertir en bolsa a través de cotizaciones en bolsa de las empresas. No es ni mucho menos algo nuevo, ya que esto se lleva haciendo desde hace décadas, incluso antes de la implantación de internet y las nuevas tecnologías más actuales. Pero hace años era un trabajo que se consideraba no al alcance de todos, y que requería de unos conocimientos técnicos, empresariales y económicos que no todo el mundo poseía, y por tanto, era una práctica profesional muy limitada y que pocas personas podían llevarla a cabo.

Todos lo hemos visto en numerosas películas de Hollywood, el mundo de la bolsa, de Wall Street, los inversores, gente que lleva un estilo de vida muy por encima de las posibilidades de la mayoría de nosotros gracias a los beneficios obtenidos en las inversiones en la bolsa. Lo que no en todas las películas se muestra es la otra cara, la de aquellos que se han arruinado tras una mala inversión y que perdieron todos sus ahorros, o los ahorros de familiares y amigos que confiaron en él para invertir.

Los «traders», que es el anglisismo con el que se conoce a los que operan en bolsa se dedican a invertir dinero (propio o de otras personas) en las cotizaciones de una determinada empresa, normalmente esperando a que haya un aumento en el valor de la empresa en la bolsa, por lo que sus beneficios aumentarán, aunque también se puede invertir al contrario, esperando a que haya una devaluación del valor de la empresa, y en este caso, se obtiene beneficio si la empresa pierde cotizaciones. La clave para triunfar en este negocio está en que el «trader» sea un experto y sepa anticiparse a los movimientos del mercado, o bien, que tenga algún tipo de información privilegiada que le permita anticiparse a las subidas o bajadas de la bolsa.

Los auténticos «traders» están formados en economía, tienen conocimientos de idiomas para informarse de cualquier novedad a nivel internacional, y están continuamente pendientes de noticias estatales o internacionales sobre leyes, ayudas públicas, fluctuaciones del mercado,… que puedan interferir en la cotización de las empresas en el mercado. Quienes pagan a un «trader» o confían en él para depositar sus ahorros y que él invierta por ellos, lo hace en base a esos conocimientos técnicos, que no todo el mundo tiene.

La democratización del trading

El logro ha sido que muchas empresas han conseguido acercar el trading a cada vez más personas, haciendo que hoy casi cualquier persona operar en bolsa, incluso sin tener conocimientos técnicos para ello. Han conseguido crear plataformas muy similares a las que llevan años funcionando para las apuestas deportivas online, de forma muy sencilla e intuitiva, y consiguiendo que para los usuarios noveles sea muy accesible iniciarse en esta práctica.

También han desarrollado numerosos tutoriales, cursos de formación, expertos y gurús que ofrecen sus conocimientos «gratuita y desinteresadamente» para que todo el mundo pueda invertir y salir ganando. Todo esto genera en la gente que llega a este mundo por primera vez una sensación de que es fácil apostar y que se puede convertir en un experto fácilmente.

Hay cada vez más canales de Youtube dedicados a esta temática que no sólo enseñan cómo invertir, sino que te dan consejos para invertir, supuestamente básandose en conocimientos de economía, y que para los nuevos supone una sensación de que pueden conseguir beneficios fácilmente.

El trading, un estilo de vida de éxito

Quienes venden el trading no lo venden sólo como una forma de ganar algún dinero, sino como un estilo de vida. A menudo en sus redes sociales muestran un estilo de vida de éxito basado en la libertad financiera y el éxito que les aporta el hacerse «traders». En sus redes sociales abundan los coches de lujo, los entornos paradisiacos, la ropa de marca, joyas, móviles de última generación, y sobre todo,…. mucho tiempo libre, aseguran los gurús del trading.

Muestran un estilo de vida en el que puedes llegar a ser independiente económicamente y no tener que trabajar. Continuamente se jactan de quienes están estudiando en la Universidad, o de quienes tienen que trabajar todos los días 8 y hasta 14 horas, aguantando a un jefe estúpido por cuatro duros, mientras ellos viven una vida de lujo y disfrute sin límites.

Muchos jóvenes que caen en este mundo, dejan sus estudios con la esperanza de dedicarse en exclusiva a aprender a operar y conseguir su sueño.

La realidad detrás de la ilusión

Como casi siempre, no es oro todo lo que reluce, y detrás de este mundo de éxito, lujos y libertad sin esfuerzos, lo que hay es todo lo contrario, muchas horas dedicadas a buscar información para poder operar; la mayoría de las veces supone pérdidas económicas, de hecho, lo habitual es que cuando haya beneficios, sean muy pequeños, y en cambio, cuando hay pérdidas, son cuantiosas. 

La mayoría de quienes aseguran haber tenido el éxito con el trading no lo han conseguido simplemente operando en bolsa, sino que lo hacen gracias a que convencen a nuevos traders a invertir, llevándose ellos un beneficio por la entrada de nuevos miembros. Otras veces ni siquiera esa vida de éxito es real, sino que es un cebo que muchos supuestos expertos en trading ponen para atraer seguidores que les generan beneficios a través de visitas en sus canales de Youtube, o comprando sus libros, asistiendo a sus charlas,… pero nunca gracias al trading.

 

¿Les suena algo llamado «estafa de Ponzi»?

Carlo Ponzi tuvo en dudoso honor de ser el pionero en diseñar una estafa en la que alguien pagaba para entrar en un negocio para obtener beneficios, que llegaban sólo porque seguían entrando nuevos miembros que también aportaban su dinero. Y este proceso seguía creciendo mientras siga entrando gente nueva, hasta un día deja de entrar gente nueva y el negocio se cae, derrumbándose la pirámide y destapándose que no había ningún negocio, sino sólo un timo.

Es lo que se conoce como estafa de Ponzi, o estafa piramidal. Actualmente, los esquemas piramidales están prohibidos en la mayoría de países, entre ellos, España. Sin embargo, se han encontrado nuevas versiones, en las que se hace lo mismo, pero más disimulado.

En el mundo del trading se está siguiendo este esquema, que se conoce ahora como «empresa multinivel», que en definitiva es el mismo funcionamiento, puesto que los que llegan nuevos tienen que aportar una cuota de entrada que costea los beneficios de los que llevan más tiempo. Y el recién llegado tiene como principal objetivo convencer a otros nuevos miembros para que con sus aportaciones, ellos consigan obtener beneficios.

Lo que se ofrece a menudo es cursos de formación, charlas, asesoramiento, tutoriales o un seguimiento que se vende como absolutamente necesario para tener éxito en el trading, y que no busca otra cosa que convencer a los nuevos a seguir convenciendo a más personas para entrar.

 

Dejar una opinión