¿Sabes qué son las fiestas de colores?

publicado en: blog | 0

No, no son las fiestas que se están poniendo de moda en muchos municipios en los que los vecinos se divierten lanzándose distintos polvos de colores de forma amistosa y para divertirse sanamente. Por desgracia no nos referimos a este tipo de fiestas.

Las conocidas como fiestas de colores son fiestas de índole sexual y de consumo descontrolado de sustancias. La referencia a los colores es por dos motivos, por un lado por el color de las pastillas de droga que se suelen consumir (la foto que encabeza este post), y por otro lado porque en muchas de estas fiestas los participantes se ponen lazos de diferentes colores para señalar hasta qué punto están dispuestos a descontrolar tanto en el sexo como en el consumo de drogas.

 

Si eres padre, ¿por qué te interesa saber qué son las fiestas de colores?

Porque es una costumbre que ha llegado a España para quedarse y es cada vez más frecuente entre nuestros jóvenes, incluso entre menores de edad. La mayoría de los que participan en estas fiestas de colores son jóvenes menores de 20 años, a menudo estudiantes de bachiller o de universidad. Lo organizan frecuentemente varios jóvenes, que se aprovechan de que alguno de sus amigos dispone de un lugar para organizar la fiesta, debido normalmente a que sus padres se han marchado de viaje unos días. En esa fiesta abunda el alcohol, diferentes tipos de drogas (cocaína, metaanfetaminas, speed, marihuana, entre otras), y además, se fomentan las relaciones sexuales descontroladas y siempre bajo los efectos de las drogas. En algunos casos se llega a contratar el servicio de prostitutas profesionales que además se prestan a este tipo de servicios. En el mundo de la prostitución, este servicio es uno de los más solicitados, de hecho, si buscamos “fiestas de colores” en una conocida web de contactos sexuales, nos salen más de 1000 resultados, lo que nos debe hacer una idea de la cantidad de usuarios que buscan este tipo de servicios.

Hay que tener presente que en el oscuro mundo de la trata de personas, las mafias que obligan a chicas jóvenes a prostituirse, entre las prácticas más peligrosas que las obligan a realizar, además del sexo sin protección, está el consumo de sustancias con el cliente, ya que para estas mafias supone una doble fuente de ingresos (el cuerpo de la mujer, y la venta de drogas), y además, la mujer está siendo obligada a drogarse en contra de su voluntad.

Si eres padre y tu hijo adolescente te dice que tiene una fiesta con amigos, te recomendamos que tengas precaución y saber dónde se va a celebrar, quienes estarán, la hora a la que terminará, si habrá algún adulto supervisando, y no descarte la vigilancia de lo que hace su hijo. Por otro lado, si usted decide hacer algún viaje durante algunos días, y su hijo adolescente le insiste en quedarse solo, no pierda de vista que esto puede ocurrir en su propia casa mientras usted está de viaje.

 

¿Qué riesgos tiene?

Son muchos y variados, le exponemos los más comunes:

– Un consumo excesivo de alcohol y todo tipo de drogas, lo que puede provocar desde una intoxicación hasta iniciar una adicción de algún tipo en el adolescente.

Contagio de enfermedades de transmisión sexual. El sexo se practica a menudo sin protección, porque forma parte del juego de la fiesta, y en otras ocasiones, es que los jóvenes, debido al consumo excesivo de sustancias, no están capacitados para tomar las medidas adecuadas de protección.

Embarazos no deseados, debido a las prácticas sexuales sin protección.

– Casos graves de agresiones sexuales a menores. La mayoría de los que participan en estas fiestas son menores de edad, por lo que este tipo de fiestas pueden dar lugar a graves episodios de violencia de género o de prácticas sexuales forzadas, que son delitos muy graves.

Trastornos psicológicos muy graves. Se conocen casos de menores que han participado en este tipo de fiestas y se han visto implicados en asuntos muy graves (violaciones, agresiones, malos tratos, y otros tipos de delitos), pero las víctimas tienen el agravio que si denuncian el suceso, tienen que reconocer que estaban participando en este tipo de fiestas, lo que provoca una enorme culpa y frustración en esos menores.

 

Ahora precisamente que están en los medios los casos de las conocidas “manadas” de chicos que buscan abusar sexualmente de chicas, a menudo menores de edad, se sabe que en muchos de estos casos detrás hay una de estas fiestas de colores, donde se consumen grandes cantidades de drogas, se pierde el control, y se convierten en víctimas fáciles de este tipo de depredadores.

Así que ya sabe más sobre una de las nuevas formas de diversión de nuestros jóvenes, y si tiene hijos en esas edades, tenga siempre presente que pueden estar participando en ellas.

 

Dejar una opinión