La resistencia al cambio: cuando un paciente no quiere curarse

publicado en: blog | 0

No todo el mundo está dispuesto a cambiar, muchos se resisten y quieren seguir en el sufrimiento y el malestar.

Se suele dar por hecho que quien pide ayuda profesional para abordar un problema psicológico está determinado a cambiar, pero nada más lejos de la realidad, un alto porcentaje de pacientes que sufren alguna patología y que acuden a profesionales de la salud tienen una enorme resistencia al cambio y parecen no querer salir del malestar, la tristeza y el sufrimiento.

Esto se debe a varios motivos:

  • La tendencia a quedarse en la zona de confort, que aunque sea negativa y dolorosa, para muchas personas se ha convertido en “lo normal” al llevar instalados en ella mucho tiempo.
  • La adaptación al sufrimiento. Es un fenómeno muy frecuente, personas que se pasan años sufriendo una situación de dolor, de depresión, de ansiedad, de miedo, de malos tratos, de violencia doméstica,…. y todo porque hay una adaptación a ese sufrimiento.
  • El pensamiento mágico de que las cosas cambiarán con el tiempo, con refranes populares como “el tiempo todo lo cura”, que les lleva a pensar que los problemas se solucionarán poco a poco con el transcurso del tiempo.
  • Nunca se puede olvidar el beneficio de la enfermedad. No todo en una enfermedad es malo, ya que es común que la persona enferma tiene beneficios como el eximirse de obligaciones, el darse licencias que sin la enfermedad de por medio no tendrían justificación, el dejar de trabajar porque está enferma, o el ganar la atención y el acompañamiento de otras personas cuando mientras no había enfermedad no estaban a su lado.
  • Miedo al cambio. Nadie quiere estar enfermo, pero la salud abruma, pues estar sano significa que no hay excusas para no enfrentarse a los problemas de la vida, no exime de trabajar por luchar cada día por el sustento vital, no hay excusas para no comportarse como es debido,…. y ante esas obligaciones derivadas de la salud, muchas personas tienen miedo a salir de la enfermedad.

Todo estos factores conducen a querer quedarse en una situación de malestar patológico prolongadamente en el tiempo, y aun cuando hay una clara insatisfacción con la vida que se tiene, da más miedo el cambio hacia la salud que quedarse en la enfermedad.

El psicólogo debe hacer ver a su paciente que no debe tener miedo al cambio si lo hace adecuadamente. Que debe ver el proceso de cambio como una oportunidad de mejorar, aunque en el mismo proceso conlleve un esfuerzo, sacrificio y dudas sobre si se conseguirá.

Muchas de estas personas no entienden por qué están sufriendo, algunas incluso creen que es una condición normal de las personas y no conocen una vida mejor; otras creen que es una especie de maldición o condena que les corresponde aguantar por cosas que han ocurrido en sus vidas; y otras no se creen capaces de poder cambiar. Sea cual sea la actitud de cada paciente, se les debe hacer ver la posibilidad de cambiar progresivamente, sin miedo, sin temor a equivocarse, sin efectos secundarios.

Conviene analizar otros aspectos biográficos de la persona para entender por qué piensa de esa manera. Puede que esa persona tenga una muy baja autoestima y autoconfianza en sí misma y no se vea con la fortaleza de salir adelante; puede que se haya criado en un entorno patológico en el que se ha distorsionado el patrón de pensamiento; o puede que haya tenido en su entorno familiar o social experiencias poco motivadoras de personas que han tenido problemas similares y no han salido adelante.

El paciente tiene que creer que su manera de entender lo que le pasa y cómo se enfrenta a ese problema, es lo que determina su estado y su situación actual y cómo va a desarrollarse en el futuro. Tiene que creer que él tiene el poder, y no el azar, el entorno o terceras personas.

Tiene que ser consciente de que este sufrimiento está limitando y condicionando su vida de una manera enorme e innecesaria y que hay una vida mejor que le espera en el futuro si se propone luchar contra ello.

Si usted como lector se siente identificado con esta resistencia al cambio, no lo dude, pida ayuda profesional, póngase en manos de un psicólogo experto y siga sus instrucciones sin dudarlo. Pasado un tiempo, lo agradecerá.

Dejar una opinión