Si consumes drogas, elige tu camino: psiquiátrico, cárcel, cementerio…. O CURARTE

publicado en: blog | 0

Si te ha llamado la atención el titular de este artículo seguramente será porque o eres consumidor de drogas o te preocupa este asunto porque tendrás a alguien cercano con este problema. Por desgracia, no se trata de un titular sensacionalista para atraer tu atención, sino una triste descripción de la realidad que sufren las personas que consumen drogas, y que una vez han pasado la fugaz fase del consumo de drogas que es divertido, social y atractivo el único camino que sigue esta situación es el mismo que tiene tres únicas posibles paradas, la primera y más leve es acabar en un psiquiátrico por algún problema de enfermedad mental; seguido de acabar en la cárcel por cometer algún delito; y finalmente en el cementerio ya sea por un accidente a consecuencia del consumo de drogas, una sobredosis, una pelea con un camello, un ajuste de cuentas por deudas por drogas,…. no hay más paradas en este camino.

 

 

¿Quieres acabar en un psiquiátrico?

Si piensas que esta posibilidad es remota sólo tienes que pasarte por una unidad de psiquiatría de tu hospital más cercano y verás que la mayoría de los internos están por algún tema relacionado con drogas, y que han terminado desarrollando esquizofrenia, trastornos psicóticos múltiples, trastornos de personalidad límite (TLP, uno de los más graves que hay), depresiones graves, agorafobia incapacitante,…. entre otros trastornos y enfermedades mentales incapacitantes. Pero lo peor es que en esa unidad sólo verás una minúscula parte de los afectados graves por consumo de drogas en tu ciudad, porque ahí sólo verás los pacientes agudos que requieren hospitalización. Lo grave es que hay muchos más que están siendo cuidados por sus familiares en casa la mayoría con tratamiento psiquiátrico de por vida, y con una enfermedad mental sin retorno que genera un sufrimiento tremendo en todos los familiares y seres queridos que le rodean. Otros están atendidos en asociaciones y centros de ayuda para enfermos mentales para descargar a las familias de la carga que supone el cuidado continuo de una persona dependiente por enfermedad mental.

Esta parada del consumo de drogas es la más fácil de conseguir, sólo tienes que seguir consumiendo drogas más tiempo y verás como sola te llega. Sólo tienes que pasarte un día de la raya en el consumo, o mezclar sustancias inadecuadamente, o pasar por un momento personal emocionalmente delicado y verás como te llegan los episodios psicóticos y las depresiones de inmediato. Aunque es la parada del camino de las drogas más fácil de conseguir, es la que más sufrimiento provoca en quienes te rodean, porque verán paulatinamente el deterioro que la enfermedad mental hará en tu cerebro, y se sentirán impotentes.

¿Quieres acabar en la cárcel?

También pensarás que hablar de acabar en la cárcel es algo catastrófico y que sólo pasa en casos excepcionales y con delitos muy graves, o que sólo le puede pasar a personas malas que cometen delitos muy graves. Te equivocas. La cárcel está llena de presos que directa o indirectamente están relacionados con el consumo de drogas.

El caso más habitual es el de conductores que han dado positivo en alcohol y drogas cuando conducían un coche, y han perdido el carnet de conducir porque han sido pillados en varias ocasiones. No dejamos la conducción, porque otro caso muy frecuente de personas que llegan a la cárcel son aquellas que se ven implicadas en un accidente mortal y estaban bajo los efectos de alguna sustancia ilegal. Pensarás que eso a ti no te pasará, pero la realidad es que seguramente has conducido más de una vez bajo los efectos del alcohol, tentando no sólo la suerte de recibir una multa y retirada de puntos en tu carnet de conducir, sino que has puesto tu vida en peligro, la de los que van contigo en tu coche (seguramente tu pareja o hijos) y además, la de los demás conductores y peatones que circulan por la vía pública en ese momento.

Hablemos de otros delitos por los que se acaba habitualmente en la cárcel, como los abusos y agresiones sexuales, o los casos de violencia de género. Es un tema de actualidad, sobre todo por el mediático caso de La Manada de los San Fermines. Seguramente pensarás que a ti jamás te pasará algo así, y que los miembros de La Manada son personas desalmadas que merecen estar en la cárcel. La realidad es que eran personas que antes de este incidente tenían sus trabajos (uno era militar, otro Guardia Civil y otro peluquero), tenían sus parejas y familiares; tenían en definitiva una vida que a los ojos de cualquiera era «normal». ¿Cómo llegaron a verse implicados en tan lamentable episodio de agresiones sexuales? El protagonista principal, el alcohol y las demás drogas que tomaron en aquellas fiestas de San Fermín. Igualmente, en la mayoría de casos de víctimas mortales de violencia de género, el protagonista en la sombra es el consumo de alcohol y sustancias. Por tanto, si no quieres verte un día implicado en un caso de este tipo, no sigas con el consumo de drogas y alcohol.

Y por último, ¿cuántos presos están en la cárcel por tráfico de drogas?. Una mayoría aplastante. También pensarás que a quienes pillan por esos delitos son ‘yonkis’ sin remedio, extranjeros, o gente desahuciada de la sociedad. Te equivocas. La mayoría son personas que tienen una vida «normal», con sus trabajos, su familia, pero que necesitan recurrir al tráfico de sustancias para costearse su propio consumo de drogas. Es difícil mantener un consumo de alcohol, cannabis o cocaína viviendo únicamente de un sueldo legalmente obtenido, y más aún si tienes que mantener a tu familia, por lo que te verás obligado a conseguir ingresos extra, que vendrán o de conseguir dinero de familiares, o de robar, o de dar portes de droga, o del «menudeo» de vender droga en tu zona. No pienses que jamás llegarás a eso, porque es sólo un peldaño más en el consumo de drogas. Un día te faltará dinero, no podrás conseguir droga, tu camello te la dará fiada, la deuda se hará muy grande, y te abrirá la «amable puerta» de trabajar para él para saldar tu deuda. Así de fácil se conviertes en un narcotraficante.

¿Quieres acabar en el cementerio?

Es la tercera y última parada a la que sin más remedio llegará el camino de las drogas, independientemente de que hayas pasado por un psiquiátrico, o de que hayas entrado o salido de la cárcel. Claro, que tú que te crees muy listo estarás pensando que al cementerio llegamos todos tarde o temprano, que es ley de vida, consumas o no drogas. Por supuesto, pero está en tu mano elegir llegar a tu descanso final con una vida digna y de la que han disfrutado y se sienten orgullosos los que te rodean, o por el contrario, cualquiera de estas lamentables opciones:

– Morirás prematuramente por un accidente de tráfico o accidente laboral evitable porque estabas bajo los efectos de una sustancia. Puede que incluso te lleves contigo a otras personas, como puede ser tu pareja, tu mejor amigo o tu propio hijo.

– Morirás prematuramente por una sobredosis o una contraindicación de alguna sustancia con el alcohol o con algún medicamento.

Te suicidarás al no encontrar salida a tu desesperación, lo habrás intentado todo y nada funciona, cada vez estarás más enganchado a la droga y más solo en la sociedad que te rodea, y verás en el suicidio la única salida a esta desesperación. Es un hecho demostrado que detrás de un alto porcentaje de suicidios hay un problema de consumo de sustancias.

Te matará tu propio camello, otro yonki como tú o hasta un «mejor amigo» tuyo por una disputa por drogas, por un ajuste de cuentas, por no pagar una deuda con un narcotraficante. ¿Tremendista esta opción? Mira de vez en cuando los sucesos de tu región y comprobarás que los asesinatos «en extrañas circunstancias» no son una rareza.

– Morirás de forma natural, pero sufriendo enfermedades médicas que te harán sufrir enormemente, como enfermedades cardiovasculares, enfermedades pulmonares, enfermedad de transmisión sexual, enfermedades hepáticas (hepatitis o cirrosis), enfermedades renales (insuficiencia renal), enfermedades sanguíneas (coagulación, hiperglucemia,…)

No te engañes, consumir drogas SIEMPRE TIENE CONSECUENCIAS, sólo tienes que consumirlas el tiempo suficiente y en la cantidad necesaria para sufrirlas, pero ten por seguro que llegarán y tendrás que pagar el peaje. Si eres joven, creerás que tú no sufrirás todo esto. Sólo tienes que esperar el tiempo suficiente y te llegará tu momento.

Elige recuperarte y ponte en tratamiento

Si no quieres acabar en cualquiera de los destinos que te aguardan en el camino de las drogas, la única salida es dejar de consumirlas. Si has intentado dejarlas por tu cuenta y no lo has conseguido, sé humilde y pide ayuda profesional, deja de pensar que puedes conseguirlo cuando quieras, que no estás tan mal, que hay gente peor que tú, o cualquier mentira que te cuentes a ti mismo.

En CETPAG encontrarás un equipo de profesionales de la psicología especializados y dedicados en exclusiva al tratamiento de adicciones a tu disposición para ayudarte a recuperar el control de tu vida. 

No dudes en llamarnos si te has visto reflejado en este artículo.

Dejar una opinión