Psicología Adultos

Trastornos de ansiedad

La ansiedad en adultos se evidencia de múltiples formas y por muy diversos motivos, provocando trastornos como fobias específicas, fobia social, estrés postraumático, ansiedad generalizada, trastorno obsesivo-compulsivo, o agorafobia. Todos ellos tienen en común el malestar que ocasionan en el individuo que los padece, dificultades de adaptación, así como dificultades para llevar una adecuada vida laboral, social o de pareja. Los síntomas principales que indican que se puede estar desarrollando un trastorno de ansiedad, es cuando una persona empieza a notar reacciones ansiosas excesivas, como taquicardias, aceleración cardiaca, dificultades para respirar, malestar generalizado, nerviosismo o inquietud ante situaciones concretas, y donde además, no hay un origen ansiógeno claro o suficiente para explicar la ansiedad desarrollada.

Trastornos sexuales

La sexualidad humana es muy compleja, y se puede ver afectada por problemas biológicos, psicológicos o afectivos. Hay trastornos que afectan al deseo sexual, otros que afectan a la excitación sexual, otros afectan a la capacidad de experimentar orgasmos, y otros producen dolor en el acto sexual. La principal afectación de los trastornos sexuales es ansiedad y problemas relacionales en la pareja.

Trastornos de personalidad

Se presentan en un amplio abanico de posibilidades, teniendo como denominador común el malestar que provocan en quien los sufre, y los problemas relacionales con las personas cercanas. Hay patrones de personalidad que son saludables y adaptativos, y hay patrones de personalidad que son enfermizos y que se les conoce como trastornos de personalidad. La personalidad es una estructura resistente pero moldeable. El tratamiento de los trastornos de personalidad consiste en el modelado de ese patrón de personalidad hacia uno más adaptativo y saludable.

Trastornos psicóticos

La esquizofrenia, como el trastorno psicótico más frecuente, provoca en quien la padece muchos problemas de convivencia, problemas de pareja, problemas laborales, académicos, sexuales, afectivos,…. Es una de las patologías mentales más frecuentes y a la vez más graves. Hay diversos niveles de afectación psicótica, y no todos tienen la misma gravedad y el mismo pronóstico. Los síntomas más comunes son los pensamientos extraños o descontextualizados, como tener reacciones emocionales fuera de contexto, respuestas psicofisiológicas de activación o desactivación ante situaciones aparentemente normales, razonamientos con tendencia a la conspiración, la confabulación o la paranoia.

Trastornos del sueño

El sueño es un proceso muy complejo en el que influyen numerosos factores, pudiendo provocar alteraciones como el déficit del sueño (insomnio), así como el dormir de forma excesiva (hipersomnia), además de otras alteraciones de los ritmo del sueño, o de las parasomnias, como pesadillas, terrores nocturnos o sonambulismo. Los trastornos del sueño normalmente tienen una gran afectación en ámbitos como el laboral, social, o afectivo, que se ven afectados por un déficit o un exceso de sueño.

Trastornos del estado de ánimo

La depresión, como el trastorno bipolar, son algunos de los trastornos más frecuentes en la población adulta, y de los que más consecuencias negativas pueden acarrear al individuo que la padece, pudiendo incluso incapacitar laboralmente, provocar serios problemas laborales o graves problemas de pareja. Los síntomas más frecuentes son el desánimo generalizado, la anhedonia o falta de disfrutes de actividades o situaciones, el aplanamiento emocional, el pensamiento negativista ante la vida, o la falta de energía para llevar a cabo las tareas cotidianas, sin que haya ninguna enfermedad orgánica que lo justifique.