¿Por qué el verano es muy peligroso para los adictos en tratamiento?

publicado en: Artículos | 0

Estamos justo en medio del verano, llegando a agosto, y es esta la época de mayor riesgo de consumo para aquellos adictos que están en tratamiento, y que ven en estas fechas una situación de mucho riesgo. ¿Por qué es de tanto riesgo para los adictos estas fechas? Vamos a analizar los motivos por los que el verano es muy peligroso para aquellos adictos que están en tratamiento.

 

Las amistades presionan más de lo habitual

En verano los amigos también se relajan, se van de viaje, van a la playa, y normalmente, este tipo de situaciones van acompañadas de consumo de alcohol (y otras drogas). Para el adicto, aunque esté en tratamiento, estas situaciones se convierten en un riesgo mayor que en el resto del año, ya que sus propias amistades le presionan a compartir este tipo de situaciones, ya que ellos no tienen percepción de riesgo, y no entienden qué problema puede haber con tomarse una «cervecita fresquita», pero para el adicto es una presión muy grande.

 

La época de las fiestas locales

En los meses de julio y agosto se concentran la mayoría de fiestas locales de pueblos, que son fiestas que están muy asociadas al consumo de alcohol y sustancias en grandes cantidades. Para el adicto en tratamiento estas fiestas tienen un significado simbólico de su época de consumo, ya que en años anteriores han consumido mucho en esas fiestas y tienen muchas «fotos negras» de esas fechas, que ahora les pasan factura y tienen recuerdos muy incómodos y tóxicos.

 

Los hijos están en casa todo el día por las vacaciones

En aquellos casos de adictos que tienen descendencia, además en estas fechas coincide con la época de vacaciones estivales, cuando durante todo el año los hijos están en su horario escolar y tienen menos exigencias de cuidados y atenciones, pero ahora se pasan todo el día en casa, lo que les obliga a dedicarles más tiempo y se encuentran en situaciones de riesgo por ansiedad, frustraciones, conflictos con los hijos y con la pareja. Es una dificultad añadida en esta época.

El calor, el insomnio, más riesgo aún

El verano viene acompañado de calor, mucho calor, lo que genera cansancio, malestar, bajadas de tensión, y por la noche, menos horas de sueño y de descanso, lo que aumenta aun más el malestar del adicto, y por tanto, el riesgo de consumo.

 

Dejar una opinión