CÓMO ENSEÑAR A MIS HIJOS A NAVEGAR SEGUROS POR INTERNET

publicado en: Artículos | 0

 

Las noticias dan miedo. A diario escuchamos noticias de acosadores por internet, de pederastas que captan sus víctimas a través de las redes sociales, de menores que no saben cómo utilizar sus datos personales en la red, de casos de robo de identidad o de casos de bullyng (acoso) entre menores a través de las redes sociales. Muchos son los padres que tienen miedo al escuchar estas noticias y se preocupan por cómo van a proteger a sus hijos de tan peligrosos riesgos que esperan en la red.

La enorme brecha generacional. Los niños de hoy son nativos de la era tecnológica, se han criado en un entorno plenamente digitalizado, rodeados de tabletas, móviles, videoconsolas, ordenadores portátiles y además, a menudo, usando aplicaciones y redes sociales propias de adultos desde muy tempranas edades. Los padres se sienten analfabetos digitales con respecto a sus hijos, no saben qué hacen sus hijos con esos dispositivos y muy frecuentemente son los padres los que recurren a sus hijos para que les enseñen a manejar algún programa o aplicación. Esto les genera indefensión, se sienten impotentes ante sus hijos en relación a las nuevas tecnologías.

Los padres deben conocer todos los dispositivos desde los que se pueden conectar a internet. Tradicionalmente el único lugar desde el que se podía conectar un menor a internet era desde un ordenador de sobremesa, lo que facilitaba a los padres la supervisión de dónde y en qué dedicaban el tiempo sus hijos cuando se conectan a internet simplemente colocando el ordenador en un lugar visible. Hoy esta situación ha cambiado, y los menores tienen posibilidad de conectarse desde ordenadores portátiles, desde tabletas, teléfonos móviles y hasta desde videoconsolas y las nuevas televisiones inteligentes (smartTV) también se pueden conectar a internet. Los padres deben conocer todos los dispositivos que hay en casa desde los que sus hijos se puedan conectar a internet y supervisar qué hacen con ellos. Es recomendable que los niños no dispongan de estos dispositivos sin control, como llevárselos a su dormitorio a solas y en horarios inadecuados. Los padres no pueden ser ingenuos y pensar que sus hijos menores de edad son capaces de controlar las horas que dedican a conectarse a internet ni los contenidos que deben ver, por lo que son ellos los que deben encargarse de poner esas normas y restricciones.

Los adolescentes no saben qué información es sensible para desvelarla en internet. Es uno de los aspectos más sensibles del uso de los menores en la red, la información que pueden desvelar en la red tanto de ellos como de los demás miembros de la familia. Los padres deben preocuparse de enseñar a sus hijos a discernir qué información no pueden dar a conocer en la red. Datos como si están en casa en una determinada fecha, a dónde van de viaje, datos personales de algún miembro de la familia, aspectos económicos, políticos o ideológicos, el uso de fotos o vídeos de miembros de la familia sin supervisión y consentimiento de quienes se pueden ver afectados. Son sólo algunos temas que los padres deben abordar con sus hijos antes de dejarles solos delante de un dispositivo conectado a la red.

Enseñarles qué es la huella de internet. Cada vez que nos conectamos a internet a una página web, a un aplicación, a una red social,… dejamos una huella digital que es fácilmente rastreable. Es algo que incluso muchos adultos desconocen, cuanto más en nuestros menores. Saber esto ayuda a que se tenga más cuidado sobre lo que se hace en la red o se publica en ella. Internet tiene memoria y no olvida, muchas de las cosas que hacemos, decimos o subimos a la red, quedan expuestas por años. Sus hijos deben saber que un insulto, una agresión verbal, un comentario con carga ideológica,…. puede ser constitutivo de delito exactamente igual que en la vida real, y que no basta con usar un pseudónimo o nick con otra identificación, o o borrar el historial de navegación, sino que queda una huella por la que sería fácilmente rastreable llegar a quién ha cometido ese delito.

Enseñe a sus hijos a establecer prioridades. Debe enseñar a sus hijos que los deberes, la comunicación en la familia, las tareas domésticas, las amistades saludables o el deporte son prioridades por delante del uso de internet. Para esto es fundamental que los padres prediquen con el ejemplo, y que sean ellos quienes demuestren a sus hijos que prefieren estar en casa hablando con ellos, compartiendo experiencias o haciendo deporte, antes que estar conectados horas a internet.

Enséñele a pensar antes de publicar. Debe enseñar a sus hijos a pensar antes de publicar algo en internet. Hágales pensar si lo que van a publicar causaría algún daño a alguien, si ofendería a alguien, o si se avergonzaría de lo que va a publicar si lo leyeran sus padres. Son algunas de las estrategias que pueden usar para hacer reflexionar a sus hijos antes de publicar alguna información en la red.

Los valores son más importantes que las reglas o las normas. Como padres, debe ser más relevante en la educación de sus hijos enseñarles valores como el respeto, el honor, la humildad, la responsabilidad, la tolerancia, el autocontrol,… en vez de limitarse a poner reglas y normas de conducta sobre lo que pueden o no pueden hacer sus hijos. Si su hijo aprende a respetar a las demás personas, ese respeto le ayudará a no hacer conductas que puedan perjudicar a otras personas, independientemente de que sus padres se lo hayan prohibido o no.

Recuerde que cuando se trata de menores de edad, son los padres los principales responsables de su educación, control y supervisión.

 

_____________________________________________

Antonio José Gijón López

antoniogijonlopez@gmail.com

_____________________________________________

 

Dejar una opinión