Los hijos, las víctimas silenciosas de la adicción a las drogas

publicado en: Sin categoría | 0

Los hijos, las víctimas silenciosas de la adicción a las drogas

Hace unos días saltaba a los medios que en el Reino Unido se está juzgando a una pareja, Michala Pike  de 37 años y John Ritting de 40 años, como sospechosos de haber drogado a su hija de sólo cuatro años de edad con drogas tan fuertes como heroína, metadona o ketamina, hasta provocarle la muerte por sobredosis, y según parece, el motivo era para que la niña no llorara y ellos poder practicar relaciones sexuales sin que le molestara su propia hija. Los padres niegan haber drogado a la menor, que sin embargo, una analítica ha desvelado la presencia de esas drogas en su cuerpo, además de diversas cantidades de psicofármacos, y en cambio, sí han aceptado los cargos por haber maltratado a la niña física y emocionalmente. Sólo pensar en lo que la niña pudo sufrir hasta morir pone los pelos de punta.

Ese es sólo un caso. Ashlee Hutt de 24 años y su novio Leroy McIver de 25, han sido acusados de haber estado drogando a los hijos de la mujer de seis, cuatro y dos años de edad. Los menores han testificado que la madre le daba las drogas diciendo que era el “zumo para dormir”. Anteriormente esos mismos niños habían sufrido diversas heridas y moretones que daban lugar a pensar que podían haber sido inyectados con droga. Actualmente los hijos les han sido retirados y están bajo la custodia de un centro de menores, mientras que los padres esperan la sentencia del juicio que tienen pendiente.

No es el único caso, también recientemente se pudo ver en una grabación de una cámara de seguridad como un padre dejaba abandonada a su hija menor mientras iba a comprar droga durante dos horas, en las que se aprecia a la niña abrigándose del frío y tratando de entrar en un edificio sin conseguirlo. El padre se enfrenta a una grave acusación de abandono y maltrato de menores.

Son sólo tres casos que han saltado a los medios recientemente y que ponen de relieve cómo hay una triste realidad detrás del consumo de drogas, y que a menudo se ignora cuando se habla de este asunto. Es fácil hablar de adultos que tienen problemas graves de adicción, o de accidentes de tráfico que son ocasionados por algún problema de drogas, o los múltiples casos diarios de detenciones por tráfico de drogas, noticias que salpican diariamente en los medios y que tienen como protagonista principal el consumo de drogas.

Sin embargo, detrás de cada uno de éstos casos en muchos casos hay menores de edad implicados. Hablamos de hijos de los narcotraficantes, de los hijos de los drogodependientes, o de los hijos de los que han sufrido las consecuencias de los drogodependientes. No salen en los medios, no se habla de ellos, salvo en casos clamorosos como los anteriormente citados. No hace falta ser psicólogo infantil para saber que éstos niños tendrán graves consecuencias en su vida desde edades tempranas, consecuencias que afectan a sus procesos de maduración, a la formación de su autoestima y personalidad, a sus patrones de relaciones sociales, a su proceso de desarrollo académico,…..

Lo más grave son las situaciones de abandono, de negligencias, de maltrato, de desnutrición, y hasta de abusos físicos y sexuales, a los que se ven expuestos los hijos de los consumidores de drogas.

En nuestro centro CETPAG hemos visto en primera persona algunos casos similares a los que hemos citado y que han salido en medios de tirada nacional. Hemos visto niñas que han perdido amigas de la infancia porque sus padres tenían graves problemas de adicciones y les fue retirada la custodia; hemos visto niños que han estado hasta altas horas de la madrugada deambulando de bar en bar bajo el cuidado de un padres en estado de consumo de varias drogas; son muy habituales los menores que circulan en un coche conducido por su padre colocado con drogas o alcohol, exponiéndose a graves consecuencias en un accidente; y por supuesto, hemos visto niños que han tenido graves carencias afectivas porque sus padres estaban o drogados o en mal estado de ánimo por no drogarse.

Sin embargo, cualquier especialista de adicciones sabe que el discurso de la mayoría de adictos está plagado de frases como “yo por mi hijo lo doy todo”, “lo que más quiero es a mis hijos”, “mis hijos me dan fuerza para hacer el tratamiento”,….. no son más que mentiras, porque la mayoría de ellos han protagonizado situaciones lamentables que podían haber dado lugar a una retirada de la custodia por algún tipo de negligencia o maltrato, y siempre han antepuesto su necesidad de consumir por delante de su hijo.

Desde CETPAG hacemos un llamamiento a las familias donde hay algún tipo de consumo de drogas y que hay menores de por medio. Deben actuar lo más rápido posible, ya que cada día que un menor pasa bajo la custodia de un consumidor de drogas, está siendo expuesto a situaciones que atentan contra su integridad tanto física como emocional, y su desarrollo socioemocional está viéndose gravemente comprometido.

Los menores son las víctimas silenciosas de este problema de adultos de las drogas.

Dejar una opinión