Las adicciones tecnológicas, ¿son la adicción perfecta?

publicado en: blog | 0

Hagamos un repaso por las adicciones más frecuentes.

Si bebemos alcohol socialmente estará bien visto, es una droga legal y de consumo muy aceptado. Sin embargo, cuando bebemos en exceso nos avergonzamos por nuestro comportamiento, perjudicamos nuestra salud, el alcohol puede costar una cantidad de dinero importante,  y además, cambia el carácter y afecta a las relaciones personales, sentimentales, laborales o familiares.

Si fumamos cannabis, se trata de una droga ilegal, aunque cada vez más extendida y aceptada. Sus efectos son muy visibles, deja un olor muy desagradable, y puede desarrollarnos psicosis con mucha frecuencia.

Si consumimos cocaína, primero es muy costosa, hay que conseguirla a través de gente que no son de fiar, a menudo hay que comprarla en zonas muy conflictivas de la ciudad, es tremendamente adictiva, dañina y sus efectos son muy visibles, además del daño que puede hacer en nuestra vida en muchos aspectos.

Veamos otras adicciones sin droga, como por ejemplo, la ludopatía, la adicción al juego patológico. No hay una droga de por medio, por lo que efecto en nuestra conducta, pensamiento y consciencia no son muy evidentes. Sin embargo, puede arruinarnos, además de romper las relaciones más valiosas de nuestra vida. No son pocas las personas que se han arruinado, y a su familia, por el juego descontrolado.

Algo similar puede ocurrir con la adicción al sexo o a la pornografía. Tienen efectos tremendos en la vida sexual de quienes la padecen, suelen deteriorar mucho las relaciones de pareja, y tanto si se trata de prostitución, como de webs de pornografía, se puede terminar gastando una importante cantidad de dinero.

 

¿Y qué pasa con la adicción a las nuevas tecnologías?

Pues que reúne las ventajas de todas las anteriores y casi no tiene ningún efecto negativo como el que presentan las demás adicciones. Es por ello que los expertos en adicciones ya hablan de que las nuevas adicciones relacionadas con el mundo tecnológico son mucho más poderosas que las clásicas adicciones tóxicas o que las más habituales adicciones conductuales. Algunos hablan de “la adicción perfecta”, y avisan de los graves riesgos que corren quienes la están padeciendo. A continuación veremos por qué las adicciones tecnológicas pueden ser la adicción perfecta:

– Son muy baratas, incluso gratis. Basta con un móvil que hoy cualquier persona puede tener en su bolsillo para consumir tecnología. Hablamos de la necesidad compulsiva de usar redes sociales, de consultar Whatsapp, de subir todo cuanto nos acontece, de estar actualizados de todo tipo de noticias (política, deportes, música, prensa rosa,…), de monitorizar nuestra vida, o de jugar a videojuegos o hacer apuestas online. El abanico de opciones es infinito. Y casi todo es gratis, o con un coste muy reducido.

– Disponibilidad las 24 horas del día. Puedes utilizar el móvil, el tablet, la videoconsola, la smartTV, tu reloj inteligente, tu pulsera de actividad, y una larga lista de gadgets tecnológicos que tienen una función muy similar: estimularte, entretenerte, divertirse y atraerte. Puedes estar a cualquier hora del día, en cualquier sitio y delante de cualquier persona.

 

 

¿Te imaginas el éxito que tendría una droga que los propios padres la compraran a sus hijos, que los hijos la consumieran sin temor delante de sus padres, que se la llevaran a su cuarto o a la escuela? Pues eso es lo que han conseguido las compañías tecnológicas con tu hijo y su "droga".

– La puedes consumir en cualquier sitio sin temor a hacer algo ilegal, sin que tus padres se preocupen ni se enfaden, de hecho, suelen ser los padres los que compran estos dispositivos tecnológicos a sus hijos.

– No produce efectos adversos visuales evidentes, ya que no hay un consumo de tóxico que produzca un deterioro.

– No tienes que relacionarte con gente peligrosa, de hecho, puedes no salir de casa en todo el día.

Entonces, ¿es realmente la adicción perfecta?

Solo en apariencia, pero la realidad es que detrás de esa fachada de adicción leve sobre todo en comparación con las demás adicciones, se esconde una de las adicciones más destructivas.

Esta adicción está apareciendo en chicos cada vez más jóvenes, lo que implica que los efectos que hace en un cerebro en formación son muy graves. También, cuando esta adicción es cada vez más avanzada, rompe con todas las relaciones sociales y personales que merecen la pena, y quedan únicamente relaciones virtuales a través de redes sociales  compañeros de juegos. 

Los estudios rápidamente se verán afectados negativamente, a menudo provocando el fracaso y abandono definitivo de estos.

Pero, lo que en principio podría ser una adicción sin la mayoría de efectos adversos de las otras adicciones, termina llevando a incluso efectos más graves con el paso del tiempo. Cuando el número de horas que se dedican a la tecnología es elevado, aparece el deterioro físico, emocional y cognitivo que se evidencia en otras adicciones. Se producen graves alteraciones en el sueño por el cambio de hábitos de vida; hay alteraciones nutricionales por comer a deshoras o “comida basura”, y es frecuente la aparición de consumo de bebidas energéticas para mantener la atención durante horas, de grandes cantidades de café o bebidas resfrescantes, y con el paso del tiempo, hasta de psicofármacos para mantener la atención y hasta drogas.

Esta adicción está considerada como la puerta de acceso de muchos jóvenes a tempranas edades a otras adicciones como la adicción al juego, al sexo, a la pornografía, a los estimulantes, al alcohol,…. entre otros.

Así pues, la adicción a las nuevas tecnologías no es tan simple o débil como muchos creen, pero sí es cierto que es quizás la adicción más perfecta, porque está consiguiendo llegar a cada vez más hogares y personas que jamás lo haya hecho nunca antes en la historia ninguna otra droga conocida por el hombre.

Dejar una opinión