¿Quieres ser ‘influencer’? Lee primero este artículo

publicado en: blog | 0
Ser 'influencer' es cada día más la aspiración laboral y profesional de muchos jóvenes.
A menudo, parte del éxito de estos 'influencers' es aparentar llevar una vida de éxito, que muchas veces, no es real.
La vida real no es tan idílica como se muestra en las redes sociales, y detrás de una bonita estampa, hay mucha dedicación y mucho esfuerzo, a veces, llegando a niveles peligrosos.

¿Qué es un ‘influencer’?

Es un término de origen anglosajón que viene a representar a aquellos personajes de índole pública que se convierten en inspiración para muchas otras personas, que generan influencia en sus seguidores, y ahí es donde tienen parte de su éxito y de sus beneficios económicos, puesto que gracias a su influencia consiguen atraer el interés de marcas publicitarias que les aportan beneficios económicos por recomendar un producto o simplemente mostrarlo. Los ‘influencers’ están presentes en todas las redes sociales, como Facebook, Youtube, Pinterest, Instagram o TikTok, entre otras. Y los hay que se dedican a temas de moda, a temas deportivos, a temas de salud, tecnología, política, videojuegos, y una larga lista de temáticas.

¿Por qué están teniendo tanto éxito en los últimos años?

Con la llegada de las redes sociales se inició este movimiento, y se propició que usuarios de estas redes empezaran a generar contenidos propios, y se dio lugar a que algunos de estos generadores de contenidos, gracias a su esfuerzo, dedicación e ingenio, atraen a cada vez más seguidores, llegando en muchos de estos casos a tener canales o cuentas con varios millones de seguidores. Con la expansión progresiva de las redes sociales, se ha exponenciado la proliferación de más generadores de contenidos y con ello, la llegada del término «influencer» para darle identidad a estos personajes que llegan a tener un poder de influencia tan grande entre sus seguidores.

Es especialmente entre los más jóvenes donde más efecto tiene esta tendencia, ya que son ellos los que más interactúan en las redes sociales.

¿Por qué son tan atractivos para los jóvenes?

La vida del ‘influencer’ en la mayoría de los casos consiste en mostrar a sus seguidores que gozan de un éxito en la vida, que tienen unos ingresos envidiables, que tienen todo tipo de modelos de moda y suplementos, que tienen coches a su disposición, que pueden probar todo tipo de dispositivos,… dependiendo de a qué contenidos se dedique cada uno de ellos.

La realidad luego no siempre es así, y muchos de estos ‘influencers’ en realidad hacen gala de una vida que no se han ganado ellos mismos, sino que disfrutan de unos ingresos familiares, y en otros casos, todo es farándula y nada es real, y lo que hay detrás de todo ello es un esfuerzo incesante e incansable por aparentar una vida que no es real y que sólo se muestra a través de las redes.

Lo que sus seguidores no saben es que casi siempre, detrás de una foto no hay espontaneidad sino horas de preparación, y que la foto elegida se ha elegido después de muchísimas fotos que han descartado hasta llegar a una que es la elegida. Sin embargo, el ‘influencer’ mostrará la foto tratando de aparentar que es algo cotidiano, normal en su vida, y que esa foto es un simple fotograma más de su magnífica vida, cuando todo lo contrario, detrás hay un enorme esfuerzo y dedicación y casi es real.

Sin embargo, los jóvenes que ven a sus ‘influencers’ lo perciben como real y ven en ellos una inspiración y un modelo de éxito a seguir y a replicar pensando que es fácil y que ellos también pueden conseguirlo. Es por ello que vemos a cada vez más jóvenes abrir cuentas de Instagram, de TikTok o canales de Youtube y que tratan de hacer cualquier cosa con tal de ganar seguidores en su cuenta. 

Nos encontramos con chicos jóvenes que hacen retos peligrosos para atraer la atención muchas veces poniendo su vida en peligro; hay chicas poniendo fotos subidas de tono para aumentar el número de seguidores; otros se dedican a hacer bromas pesadas y grabarlas, teniendo en ocasiones problemas legales por ello, y así sucesivamente en cada vez más casos de jóvenes que intentan replicar el éxito de sus seguidores.

¿Qué riesgos tiene ser ‘influencer’?

Como ya se ha explicado, la vida de los ‘influencers’ es muy diferente a la vida que realmente tienen en su día a día, y lejos de una espontaneidad y cotidianidad, lo que hay es mucho esfuerzo, mucho trabajo, mucha dedicación, y eso es lo primero que debe saber quien quiera dedicarse a este mundo. A continuación, mostramos qué más debes conocer si quieres dedicarte a este mundo:

1) NO ES LO MISMO UN HOBBY QUE UN TRABAJO

No te lleves a engaño, los ‘influencers’ que sigues en las redes hacen lo que hacen por dinero, no por vocación o por ocio y disfrute. Quizás empezaron haciéndolo por entretenimiento, pero en cuanto vieron que había un filón y que había un rendimiento económico, pasó a convertirse en un trabajo. Y como tal, hay que dedicarle muchas horas, hay que estar siempre pendiente de tus redes sociales, tiene que ser muy exigente con todo lo que publicas. Por tanto, ya no será algo tan simple como publicar videos en Youtube de algo que te gusta hacer, o postear fotos de tu hobby favorito. Tendrás que esforzarte mucho y hacerlo todo muy bien para seguir ganando seguidores y obteniendo más beneficios. Muchos jóvenes se piensan que ser ‘influencers’ es el trabajo de sus sueños, pues piensan que es simplemente cobrar por algo que les gusta hacer. Lo que luego descubren es que hay una gran presión por publicar, y si consigues algún patrocinador, este te exigirá un determinado número de publicaciones y además, de calidad, por lo que de repente, aquel hobby que tenías y que disfrutabas cada vez que publicabas algún contenido en tu red social, se convierte en una obligación y una presión muy alta.

2) TIENES QUE ESTAR PREPARADO PARA RECIBIR CRÍTICAS

Normalmente cuando estamos rodeados de quienes nos quieren, las críticas y opiniones que recibimos son positivas. Nuestra familia, nuestros amigos y conocidos valorarán positivamente todo lo que hacemos. Sin embargo, cuando damos el salto a un nivel mucho más generalista y tenemos miles de seguidores, tenemos que asimilar que no todo el mundo pensará igual y no todo el mundo valorará positivamente lo que hacemos. En las redes además, existen los conocidos como ‘haters’, que son usuarios que parecen buscar siempre la confrontación en todo aquello que ven, oyen o escuchan y que se permiten opinar de todo, incluso sin tener conocimiento. 

Si un joven consigue tener éxito en su red social favorita y consigue un número elevado de seguidores, tendrá que estar psicológicamente preparado para aquellos que tratarán de ofenderle, otros tratarán de criticarle, otros tratarán de cuestionar sus intereses o valores de lo que hace, y a menudo generarán un clima de malestar en esa comunidad virtual. Hay que estar preparados para enfrentarse a ello sin tomarse las críticas en serio y estar por encima de opiniones de unos y otros.

3) TU AUTOESTIMA DEPENDERÁ DEL NÚMERO DE SEGUIDORES

Los ‘influencers’ llegan a un punto en el que cada publicación que hacen tiene que alcanzar un determinado número de seguidores, o de visualizaciones, o de ‘likes’, y si una publicación tiene poca repercusión o tiene un menor impacto que otras publicaciones, lo sufren, se tambalea su autoestima, tienen una enorme presión, se cuestionan por qué no ha tenido tanto éxito y tratarás de esforzarse aun más para seguir teniendo éxito.

Son muchos los casos de chicas jóvenes que han desarrollado trastornos de alimentación por las redes sociales, ya que cada vez que publican una foto, dependiendo de la repercusión de ésta, se sentirán mejor o peor con su físico, especialmente en aquellos casos en los que los ‘haters’ atacan su aspecto físico. En otros casos, hay ‘influencers’ que han llegado a protagonizar escándalos o conductas ilícitas con tal de llamar la atención y tener más repercusión.

Al final, ser ‘influencer’ es tener una carrera sin fin para sentirse bien, para sentirse querido, aceptado, valorado,….

4) TU ÉXITO DEPENDE DE FACTORES QUE TÚ NO PUEDES CONTROLAR

En un trabajo convencional, hay una clara relación entre el esfuerzo dedicado y el rendimiento económico percibido. Es decir, si alguien trabaja en una empresa una jornada laboral de 40 horas semanales, sabe que cumpliendo con sus obligaciones laborales, obtendrá un beneficio económico concreto que fue fijado por un contrato laboral. Quien monta un negocio sabe que si se esfuerza más, si atiende bien a sus clientes y ofrece buenos precios y confianza, tendrá mayores beneficios.

Sin embargo, en el mundo de los ‘influencers’ esto no es así, porque alguien se puede esforzar muchísimo por hacer un buen video o buscar una foto magnífica, pero no necesariamente hay una relación directa entre el esfuerzo realizado y el éxito finalmente obtenido. Esto es así porque todas las redes sociales tienen un algoritmo que nadie sabe cómo funciona, y que además, es totalmente aleatorio. Nadie sabe cómo Google prioriza sus contenidos, nadie sabe por qué Youtube recomienda más un video que otro, sólo ellos saben qué parámetros hacen que un contenido sea más interesante que otro. Y además, ese algoritmo puede cambiar de forma aleatoria, por lo que unos contenidos que hoy tienen éxito, de repente dejan de tenerlo, y eso no depende de que se hayan hecho con mejor o peor calidad o dedicación, sino que hay un cambio en el algoritmo de la red social, y ese contenido de repente deja de promocionarse, y por tanto, sus visitas y seguimiento cae estrepitosamente.

Lo peor de todo es que no puedes quejarte ni protestar a nadie, ni tomar medidas legales, porque estas redes sociales son iniciativas privadas y son ellos quienes deciden unilateralmente qué es interesante y qué no, y ningún Estado, gobierno ni autoridad pública tiene potestad en ello.

5) TE EXPONES A UN PROCESO IDÉNTICO A LA ADICCIÓN AL JUEGO

Ser ‘influencer’ es en definitiva, como pretender ganarse la vida jugando al póker o a las apuestas deportivas, fíjate en las similitudes:

– Nadie te garantiza nada, puedes ganar o perder.

– Tu éxito o fracaso no depende de ti, sino de factores que ni conoces ni controlas.

– Tu pasión o hobby lo disfrutabas, pero si te dedicas a ello, llegas a odiarlo. Una cosa es que te guste el fútbol y otra es pretender ganar dinero apostando al fútbol, lo primero lo disfrutarás, lo segundo terminarás por odiarlo. A los ‘influencers’ les pasa igual,  empezaron con algo que les apasionaba y terminaron obsesionados y apabullados por la responsabilidad tras pretender dedicarse a ello.

– Nunca es suficiente, siempre quieres más. Una publicación que al principio tenía unos cientos de seguidores te ilusionaba, llegará el momento en que si una publicación no tiene varios cientos de miles de seguidores, es que no tiene valor ni lo ves como un éxito.

– Pasarás cada vez más tiempo mirando la evolución de cada publicación, obsesionado con si tiene el éxito que esperas, lo que te quitará tiempo de otras cosas en tu vida.

Como ves, es lo mismo que les pasa a los que padecen una adicción al juego, ya que tanto el efecto de las redes sociales como el juego patológico siguen un patrón de estimulación dopaminérgica muy similares.

 

6) SER ‘INFLUENCER’ IMPLICA TAMBIÉN PAGAR IMPUESTOS

Una de las cosas que muchos jóvenes desconocen es que los que se dedican a las redes sociales como ‘influencer’ tienen que hacer las declaraciones a Hacienda en cuanto obtienen beneficios económicos, y que tienen que pagar sus cotizaciones a la Seguridad Social, como cualquier otro emprendedor. Muchos desconocen que simplemente para sufragar los gastos mínimos, tienen que trabajar mucho y tener un éxito relativo sólo para costearse.

Es un hecho notable en los últimos días que ha saltado a muchos medios, que algunos ‘influencers’ están yéndose a Andorra precisamente para pagar menos impuestos. Es algo que todos deben saber antes de querer dedicarse a este mundo. Hacienda no se olvida de nadie.

RECOMENDACIONES

Te ofrecemos algunas recomendaciones para no caer en la trampa de la ilusión de ser ‘influencer’. No pretendemos con este artículo desalentar a nadie que quiera dedicarse a este mundo, sino prevenir problemas no deseados que pudieran venir después, si no se conocen algunos riesgos que hay detrás. Precisamente para evitar eso, te recomendamos las siguientes pautas:

– Si haces algo por diversión o placer, sigue haciéndolo por diversión o placer. Si pretendes monetizar una afición, lo más seguro es que deje de ser una afición y lo conviertas en un trabajo y una obligación.

– No te obsesiones, no dediques excesivo tiempo, controla que no dejes de hacer otras cosas en tu vida.

– Ignora críticas de los famosos ‘haters’, que te harán daño en tu autoestima y autoconcepto. La mejor forma de enfrentarse a eso es ignorarlo.

– No dejes de lado otras aficiones y obligaciones de tu vida. Sigue quedando con tus amigos, no abandones tus estudios, no deteriores la relación con tus familiares.

– Si ves que esto te atrapa y te empieza a ocupar demasiado tiempo, sé capaz de para a tiempo antes de que sea muy tarde.

Dejar una opinión