El fármaco más efectivo se llama Desayuno®

publicado en: blog | 0

Vivimos en una sociedad medicalizada. Le ponemos nombres de enfermedades a todo lo que nos pasa; y tenemos una pastilla disponible para todo lo que se nos pueda ocurrir.

Hay pastillas para la depresión, pastillas para la ansiedad, pastillas para dormir, pastillas para no dormir, pastillas para controlar el colesterol, pastillas para el corazón, pastillas para mejorar la concentración, pastillas para el dolor de cabeza, pastillas para el dolor de muelas, pastillas para aportar vitaminas, pastillas para aportar manganeso o magnesio o casi cualquier elemento de la tabla periódica. Hay pastillas para todo.

La pastilla milagrosa.

Ahora imaginemos que de todas esas pastillas que hemos mencionado, una empresa farmacológica anunciara una nueva que nos ayudara a mejorar nuestro estado de ánimo, a controlar nuestro colesterol, a estabilizar nuestro nivel glucémico, a ayudarnos a perder peso, a no pasar hambre, a mejorar nuestra capacidad de concentración, a mejorar nuestro rendimiento cognitivo, y por si aún no fueran suficientes beneficios, encima la disfrutamos tomándola, mejora la comunicación con nuestros seres queridos y además, no tiene ningún efecto secundario. ¿Comprarías esa pastilla? Seguro que sí, y además, sería para la empresa que la produjera un éxito tan grande que seguramente la convertiría en la empresa farmacológica más rentable económicamente del mundo.

Pues estás de enhorabuena, porque esa pastilla milagrosa está más que inventada, y está al alcance de todos, se llama DESAYUNO, y la puedes comprar en cualquier tienda de comestibles, en fruterías, en supermercados, pero no en farmacias.

Sí, el desayuno, si lo tomamos adecuadamente, produce todos esos beneficios que antes se han descrito como propios de una pastilla milagrosa, y sin embargo, muchas personas se saltan ese desayuno y se van a trabajar o a estudiar sin tomar nada; pero más aún los son aquellos que desayunan inadecuadamente, y por tanto, no disfrutan de esos beneficios, y hasta provocan perjuicios por una mala ingesta en ese desayuno.

Huye de los desayunos procesados y azucarados

Durante décadas la industria alimentaria nos ha inculcado que el desayuno más habitual es comer unos cereales industriales, elaborados con cereales procesados y cargados de azúcar, y acompañados con leche, o con mermeladas, churros,… Ninguno de esos desayunos son saludables.

Un desayuno saludable debe incluir alimentos como lácteos (preferentemente desnatados y sin azúcares añadidos), hidratos de carbono de buena calidad (cereales integrales o fruta), proteína (jamón, huevos, yogur desnatado, jamón york, pavo, queso fresco,..), y grasas saludables (sobre todo frutos secos, atún o aceite de oliva).

La creatividad al poder

Algunos pensarán que sin tomar los típicos cereales industriales, o los churros cargados de grasas saturadas, o el pan blanco tostado con mantequilla y mermelada, no sabrán qué desayunar, o que el desayuno será muy aburrido. Nada más lejos, en realidad se abre un amplísimo abanico de opciones que no solo son saludables, sino perfectamente disfrutables. 

Se puede hacer una mezcla de frutos secos con yogurt desnatado o queso fresco y con fruta troceada; se puede hacer un sandwich de pan integral con jamón serrano, salmón ahumado y queso para untar y añadir un toque de hierbas; con la avena puedes hacer decenas de combinaciones con frutos secos o frutas; batidos de frutas combinadas y leche desnatada; puedes utilizar preparados con huevo, atún, lácteos, frutas, cereales integrales en la forma que tu imaginación sea capaz de elaborar. En realidad, no te aburrirás en el desayuno de cada día.

Desayuna en familia

Puedes convertir el desayuno en un punto de encuentro familiar, donde reunir a toda la familia, y hablar de lo que va a hacer cada miembro de la familia. Interésate por lo que van a hacer tus hijos en el colegio, habla de lo que tú tienes que hacer en el trabajo, comparte cosas con el resto de la familia, es una muy buena forma de empezar el día.

Mejor desayuno, mejor estado de ánimo, mejor rendimiento

Aprende a desayunar bien, y conseguirás:

– Empezar el día con una experiencia positiva, preferentemente en compañía con los tuyos.

– Establecer tu estado glucémico con un desayuno equilibrado, lo que mejorará tu estado de ánimo y y capacidad de concentrarte en tus tareas laborales o académicas.

– Estarás saciado durante toda la mañana, no tendrás hambre, y no comerás impulsivamente cuando tu cuerpo te pida comida desesperadamente.

– Está más que demostrado que quieren desayunan adecuadamente, tienen menores niveles de depresión y ansiedad.

 

Ya sabes todos los beneficios del desayuno, intenta respetar todos los días tu desayuno y notarás una mejoría importante en la calidad de tu vida.

Dejar una opinión