¿Qué es la dependencia emocional?

publicado en: blog | 0
La dependencia emocional provoca mucho sufrimiento en quienes la padecen.

Mujeres de mediana edad, víctimas de malos tratos y parejas de adictos, el perfil mas típico de la dependencia emocional.

La dependencia emocional es la el fenómeno psicológico que se da entre personas que tienen una relación sentimental y que provoca en uno de ellos la necesidad afectiva de estar en presencia de la otra persona, de controlar su vida o de ayudar a esa otra persona, condicionando otros aspectos de la vida de la persona por la relación de dependencia emocional. La vida del dependiente emocional queda totalmente condicionada por lo que haga o deje de hacer esa otra persona.

Son muchos los síntomas que evidencian que una persona puede tener una dependencia emocional, pero el más significativo es cuando el estado emocional, el autoestima o el bienestar de una persona queda del todo condicionada al estado de esa otra persona, normalmente, una pareja sentimental. La respuesta más habitual del dependiente emocional cuando es preguntado por su estado es «si él está bien, yo estoy bien». 

Otro síntoma muy habitual es que el dependiente emocional pasa muchas horas del día ocupado mentalmente con la presencia o ausencia de esa persona, es decir, que la mayor parte del tiempo la pasa ocupada con esa persona en su cabeza.

Con la ausencia de esa persona, el dependiente no se ocupa de sus ocupaciones personales, deja de lado tareas como el autocuidado, el aseo personal, su ocio y tiempo libre, o el relacionarse con otras personas. Se puede resumir en que sin él, no tiene vida alguna.

 

¿Quién la puede sufrir?

La dependencia emocional no tiene un solo perfil de persona que la puede sufrir, sino que se puede dar en diferentes situaciones, siendo los casos más habituales en las parejas donde hay algún tipo de malos tratos, en las parejas con un problema de adicción de por medio, y además, son mucho más frecuentes en mujeres que en hombres, y más aún en edades de entre 30 y 50 años.

Uno de los factores de riesgo más determinantes para que aparezca la dependencia emocional es cuando en la relación de pareja se producen muchos conflictos que producen grandes tensiones emocionales entre la pareja. Es el continuo altibajo emocional entre los dos miembros de la pareja el que termina por establecer un patrón de relación patológica que termina por condicionar el estado emocional del dependiente emocional con la situación de su pareja.

 

¿Qué se puede hacer para superarla?

Lo primero que se debe de entender es que no se debe confundir el amor con el sufrimiento, una relación de pareja donde hay cariño, amor y respeto, no tiene cabida para el sufrimiento, para el malestar, o para los enfrentamientos.

También hay que aprender que no se necesita a nadie para estar bien, que una persona puede estar bien y ser feliz sola, con una pareja, con otra pareja o con amigos o familiares a su lado. Pensar que sólo se puede ser feliz con una única persona, es un pensamiento catastrofista que solamente puede conducir a un mayor sufrimiento y malestar por la dependencia emocional que provoca.

Es fundamental aprender nuevas formas de socializar o divertirse que no sea con esa persona hacia la que se tiene la dependencia emocional. Tiene que aprender a hacer otras actividades que sean independientes de lo que se hace con la pareja, y quitarse el miedo a acompañar a otras personas.

Finalmente, conviene reconocer que hay que distinguir entre una relación de pareja y una relación de cuidado y supervisión de una persona. A menudo la persona dependiente emocional se convierte en un cuidador de su pareja, declinando cualquier actividad que sea típica de una pareja saludable.

 

_____________________________________________

Antonio José Gijón López

antoniogijonlopez@gmail.com

_____________________________________________

 

 

 

 

 

Dejar una opinión