¿Conoces cuáles pueden ser las consecuencias NEGATIVAS de dejar de beber? Sí, has leído bien, negativas.

publicado en: blog | 0
Si piensas que si decides dejar la bebida todo en tu vida va a ir mejor, te equivocas, encontrarás numerosos impedimentos que tendrás que conocer antes de empezar

Posiblemente, si estás leyendo este artículo es porque te ha llamado la atención el titular, y posiblemente sea de los muchos que en estos momentos están planteándose dejar el alcohol por diferentes motivos. Si, efectivamente, eres uno de ellos, estarás sufriendo los efectos negativos de un consumo excesivo de esta sustancia, que es legal, que se vende por todos lados, y que está perfectamente aceptada entre la población general.

Muy probablemente estarás culpando al alcohol de males que estás padeciendo como alteraciones de conducta, altibajos emocionales, estados de irritabilidad, problemas económicos, problemas laborales y hasta problemas legales ocasionados por el alcohol, como un accidente de tráfico bajo los efectos de esta sustancia, o el hecho de haber recibido multas por haber dado positivo en un control de alcoholemia en la carretera. Puede que ese problema te lleve afectando durante un largo tiempo y consideres que puedes haber desarrollado una adicción al alcohol.

Sea cual sea tu situación con respecto al alcohol, es muy normal pensar que si dejas el alcohol, todo en tu vida se hará más fácil, no sólo podrás solucionar o aliviar esos problemas derivados del alcohol, sino que todo nuestro entorno se alegrará por nuestra decisión. Y esto seguramente será cierto, todos tus seres queridos se alegrarán de tu decisión, pero otra cosa será cuando empieces a llevar una vida sin alcohol.

La mayoría de los pacientes que se inician en un tratamiento para dejar el alcohol declaran sentirse
"como un bicho raro"

No será todo tan fácil ni tan bonito. Una vez hayas empezado a hacer una vida sin alcohol, notarás que muchas de las actividades que hacías antes ahora carecen de sentido si no hay alcohol de por medio. Reuniones familiares, ver un partido de fútbol, viajes organizados, incluso actividades deportivas, de repente para ti tendrán un significado relacionado con el alcohol, ya que todas esas actividades tenían un denominador común, beber alcohol, normalmente de forma excesiva. 

Es muy común que la mayoría de pacientes en sus primeras etapas de tratamiento afirman sentirse «como un bicho raro», ya que sentirán que la mayoría de actividades que hacían antes, ahora no podrán hacerlas para evitar beber alcohol otra vez.

Pero habrá más complicaciones. ¿Y tu pareja?, ¿es consumidora de alcohol?. Muy probablemente sí, es extraño que alguien no beba alcohol, aunque no tenga un problema de consumo. En los primeros días, tu pareja te apoyará en tu decisión de no beber, y se alegrará de cada día que tú pases sin alcohol y de tu mejoría en tu vida en general. Sin embargo, poco después empezará a cuestionarse por qué no puede beberse una cerveza, si ella no tiene ningún problema de consumo. Seguramente saldrá a tomarse algo con algún familiar o persona allegada, y normalmente beberá algo de alcohol. Esto será una prueba para ti, ya que sentirás envidia de que tu pareja beba y tú no puedas beber. Pero además, puede darse el caso de que sea tu propia pareja la que empiece a incomodarte en tu nueva vida sin alcohol al no poder ella consumir nada delante tuya.

¿Qué pasa si el alcohol forma parte de tu manera de ganarte la vida?¿qué repercusiones tendrá en tu economía?

Tus problemas no acabarán ahí. Muchos de nuestros pacientes que quieren dejar el alcohol, tienen otra dificultad añadida, y es que el alcohol está muy arraigado en sus vidas, hasta el punto de que el alcohol es una herramienta que forma parte de cómo ganarse la vida. Hemos tenido pacientes que regentan un negocio de hostelería, donde se sirve alcohol continuamente; también hemos tenido pacientes que parte importante de sus negocios se llevan a cabo en reuniones con clientes que suelen beber alcohol. Por poner algunos ejemplos. No es tan simple, dejar de beber alcohol, y que todo el mundo haga lo mismo que tú, eso es imposible. Si es tu caso algo similar, tendrás que hacer ajustes, cambiar cosas en tu vida profesional y adaptar tu forma de ganarte la vida de una manera que no implique necesariamente exponerte al alcohol.

 

Sea cual sea tu situación y cuáles sean tus dificultades, NO HAY EXCUSA, tu salud está por delante de todo y de todos

Podemos poner muchas más excusas, como el tener que desprenderse de amigos de muchos años que también son consumidores habituales; o que pienses que tu vida sin alcohol va a ser muy aburrida, así como otras tantas que seguramente se te puedan ocurrir. No son mas que excusas, tienes que creerte que tu salud debe estar por delante de todo y de todos, y que si alguien antepone el consumo de alcohol a tu relación, es que esa relación no merece la pena. Tampoco hay negocio que sea rentable, si con ello te estás jugando tu salud.

Si el alcohol te está haciendo daño en tu vida, no dudes en ponerle remedio, aunque tengas que hacer lo que tengas que hacer, siempre te merecerá la pena.

Dejar una opinión