¿Cómo detectar si alguien tiene un problema de ludopatía?

publicado en: blog | 0

Para las familias el problema de la ludopatía supone un gran reto que puede acabar con toda la economía familiar causando graves deudas y problemas de salud

La ludopatía es también conocida como adicción al juego o juego patológico, y es un mal que cada día azota más a la población, especialmente a los más jóvenes, incluso menores de edad, que están criándose en un entorno muy permisivo con este tipo de juegos de apuestas, y que ven esta actividad como una actividad de ocio y tiempo libre.

Pero no se trata de una adicción más, y ni mucho menos, una adicción menor, como algunos han identificado esta patología, todo lo contrario, es una de las tipologías de adicción más peligrosas y destructivas, y que genera en las familias una enorme sensación de impotencia ante el desconocimiento de cómo identificar el problema y detectar posibles consumos o actividades de juego patológicas.

En este artículo pretendemos dar las pistas más importantes que un familiar puede seguir para detectar si alguien está desarrollando un problema de este tipo, a continuación se describen cada uno de estos síntomas principales:

 

Hay un gasto de dinero excesivo

Es una de las señales de alerta más importantes y a la que hay que prestar más atención, ya que es uno de los indicadores más fieles de que algo está pasando. Cuando alguien padece un problema de ludopatía enseguida se resienten las finanzas tanto de esa persona, como de la familia. Es fácil encontrar que cada vez se llega a final de mes más ajustados económicamente, y sin embargo, no hay una correlación real con un aumento de los gastos, es decir, no hay una mejora en la calidad de vida familiar, como el hecho de haber cambiado de coche, renovado mobiliario, o comer de mejor manera que antes. El aumento del gasto y los apuros económicos no tienen una explicación lógica. Esto se debe a que el ludópata cada vez jugará cantidades de dinero más grandes, lo que afectará al mantenimiento económico familiar.

 

Ansiedad o nerviosismo no justificado

Se observa que cada vez es más frecuente que la persona tenga más dificultades para llevar una vida que hasta hace poco era lo normal, con reuniones familiares, con actividades sociales, y en cambio, la conducta será cada vez más huraña, poco a poco se hará más solitario y participará menos en actividades familiares y sociales. Esto tiene una explicación en su adicción al juego, ya que mientras está compartiendo actividades familiares, no está pudiendo dedicar tiempo a jugar o hacer apuestas. Su aguante en actividades sociales será muy limitado, y tratará o de evadirse de la actividad, o de estar el menor tiempo posible. También aparecerán episodio de ansiedad en situaciones en las que se quede sin batería en el móvil, o no tenga cobertura, ya que hoy la mayoría de ludópatas no juegan en salones de juego ni en bares, sino a través de su propio móvil, por lo que en cuanto  no puedan conectarse, tendrán un fuerte episodio de ansiedad al no poder seguir jugando.

 

 

Extrañas teorías matemáticas sobre la economía

Otro de los síntomas más habituales y que deben disparar nuestra alarma es cuando escuchamos a la persona que sospechamos de padecer de ludopatía hablar de extrañas teorías matemáticas que irán destinadas a justificar el destinar tiempo y dinero al juego. Algunas de las teorías matemáticas más frecuentes es decir que mientras que en un banco te dan apenas un 2-3% de intereses al año por tu dinero, en una apuesta fácil que se paga al 1,01, obtendrán un 1% de rentabilidad en unos minutos. Otra teoría muy frecuente en la ruleta es apostar a que va a salir negro, y si falla, apostar el doble a que salga el negro, y así sucesivamente, hasta que salga negro y ganar la apuesta, ya que consideran que hay un 50% de posibilidades de que salga el negro y que es cuestión de tiempo que vuelva a salir. 

Son muchas las teorías que los ludópatas tienen alrededor de sus creencias sobre el juego, y tratarán de justificarlas y defenderlas como una forma fácil de ganar dinero, y que no puede fallar. La realidad es que siempre fallan, por eso nunca llegan a ganar dinero y siempre pierden.

 

Alteraciones emocionales y de conducta

Es ya un síntoma preocupante que la persona que padece de ludopatía presente cambios inexplicables en su estado emocional, con continuas fluctuaciones sin que haya ocurrido algo que lo justifique. También aparecen y preocupan cambios en la conducta, como volverse más introvertido, menos conversador, más estricto con su intimidad, dejará de participar en actividades sociales y grupales, preferirá cada vez más comportamientos y actividades individuales,… donde él no siente el control y la presión de los demás y puede comportarse a su antojo y seguir consumiendo juego sin que nadie le controle.

 

Abandono de actividades y aficiones

En etapas más avanzadas del desarrollo de ludopatía, una de las señales de alerta mas preocupantes es cuando la persona deja de hacer actividades y aficiones que antes le gustaban mucho, como por ejemplo, dejan de jugar al fútbol, dejan de salir a correr, o dejan de leer libros, e incluso abandonan relaciones sociales que antes eran importantes para él. Esto se debe a que cada vez su adicción al juego es más fuerte y desplaza cada vez más a cualquier otra actividad que interfiera con su dedicación al juego. Tanto personas, como aficiones y cualquier cosa pasarán a considerarse impedimentos para poder jugar, y progresivamente irá desplazándolos.

 

Pérdida de hábitos saludables

Si hay un síntoma que ya es más preocupante y que seguramente implique solicitar ayuda profesional con urgencia, es cuando la persona empieza a abandonar hábitos de vida saludables que empiezan a tener un efecto perjudicial para su salud. Es frecuente romper el horario de sueños, ya que estarán jugando hasta altas horas de la madrugada, lo que implicará que se levantará tarde por la mañana y seguramente se volverá a acostar otra vez por la tarde. Esto implica alteraciones en el descanso y en el sueño reparador, y afecta también a la salud emocional. Otro hábito que se ve alterado fácilmente es dejar una vida activa por una vida sedentaria, ya no habrá tiempo para hacer deporte, y se parará casi todas las horas del día sentado o durmiendo a deshoras, con los perjuicios que esto provoca para la salud. También es frecuente cambiar hábitos de alimentación, ya que buscará comer alimentos de comida rápida que no requieren de tiempo para su preparación, alimentos que serán poco saludables y tendentes a la obesidad.

 

¿Qué puedo hacer?

Si has comprobado que varios o la mayoría de síntomas descritos anteriormente se cumplen en la persona de la que sospechas que puede padecer ludopatía, que te recomendamos es:

1) Habla con él, plantea tu preocupación sobre si padece este problema, expón todas las sospechas que tienes y observa sus reacciones, si acepta lo que le dices o directamente niega todo.

2) Controla en la medida de lo posible los gastos, la gestión del dinero, asegúrate de que no hay deudas, de que no solicita préstamos rápidos o tarjetas de crédito. Evita de esta manera que el problema se agrave generando deudas grandes.

3) Si el problema no se soluciona, busca ayuda profesional. Cuanto antes se aborde el problema, más rápido se podrá solucionar. Cuando el problema de ludopatía ya es serio o grave, es fundamental acudir a especialistas que guíen a la familia en cómo abordar el problema y detectar qué más problemas pueden estar ocurriendo.

En CETPAG tiene a su disposición un equipo de psicólogos especializados en todo tipo de adicciones, que podrán orientarle tanto en la evaluación del caso, como en el tipo de tratamiento que será más recomendable y efectivo.

 

Dejar una opinión