Cinefórum: “La Ola” (Die Welle), una historia de cómo todos podemos ser manipulados por el entorno

publicado en: Sin categoría | 0

Cinefórum: “La Ola” (Die Welle), una historia de cómo todos podemos ser manipulados por el entorno

Es común en el ser humano moderno sentirse libre, especialmente en los países más desarrollados cuyos regímenes políticos son democráticos, y es muy fácil pensar que nunca podríamos participar en un régimen totalitario como ha ocurrido en numerosas épocas de la historia de la humanidad, siendo el caso más notable en la era moderna el nazismo en la Alemania de principios del siglo XX. En 1967, el profesor de historia Ron Jones planteó a sus alumnos de un instituto de Palo Alto, en California, un experimento social, en el que se iban a implicar los alumnos en un movimiento totalitario dentro del aula. Sorprendentemente, cada vez más alumnos participaron del experimento, y hasta llegaron a ejecutar conductas que no habrían imaginado que harían alguna vez, dejándose llevar por la presión del grupo. El experimento de Jones es conocido como la “Tercera Ola” y viene a demostrar cómo incluso en una sociedad libre y abierta, el autoritarismo y el totalitarismo tiene poder de convicción y que ninguna sociedad está inmune a caer en un régimen de privación de derechos y libertades.

En 2008, el director alemán Dennis Gansel llevó a las pantallas una recreación del experimento de Ron Jones siguiendo un esquema similar, en el un profesor de instituto promueve entre sus alumnos un movimiento totalitario que al principio goza de apoyos y sobre todo, muchos detractores, pero que cada vez más detractores se iban uniendo al movimiento que progresivamente ganaba adeptos y defensores a ultranza que llegaron incluso a presionar gravemente a aquellos críticos con el movimiento. El filme retrata a la perfección cómo nuestra conducta se ve poderosamente condicionada por el poder del entorno social, de la presión de grupo, del derecho a ser aceptado y el miedo a ser excluido, y de cómo nuestra conducta moral y ética a menudo se ve comprometida por las normas del entorno llegando a provocar comportamientos que atentan gravemente contra los derechos y libertades de otras personas.

En el marco de las adicciones, ésta película ejemplifica cómo las amistades tóxicas pueden presionarnos a tomar decisiones en contra de nuestra voluntad, de nuestros intereses y de nuestros valores, algo que en el caso de los adictos es muy frecuente. No importa lo claro que tengas que no quieres consumir una droga, que si te encuentras en el momento social inadecuado y ante las personas inadecuadas, la presión del grupo social puede obligarte a tomar decisiones muy perjudiciales para tus intereses o para tu salud.

Dejar una opinión